baja.org / baja california / practice your own brand of freedom tm

copyright info webmaster
baja.org
index


























Colonización

Los primeros que llegaron al territorio fueron los Jesuitas, el 25 de Octubre de 1697 y permanecieron allí hasta 1798; su labor fué quízas la más positiva, ya que levantaron 18 misiones desde San José del Cabo, al Sur, hasta Santa María, al Norte; la primera fue la Misión de Loreto, Madre y Cabeza de todas la misiones de las Californias, fundada por el Padre Juan María Salvatierra, quien, al enterarse por el Padre Kino de las condiciones infrahumanas en que vivían los indios californianos, decidió con él, dedicar su vida a cristianizar la región. La segunda fue la Misión de San Francisco Javier, fundada por el Padre Miguel del Barco y cuya misión civilizadora la continuó el Padre Juan de Ugarte, todos Jesuitas.

Su obra es más encomiable, pues tuvieron que enfrentarse a una serie de contratiempos como la falta de barcos, provisiones y recursos económicos, y lo salvaje de las tribus indígenas : Los pericúes al Sur, los Guaycuras en la región de la Paz, y los Cochimíes al Norte.

Entre estos grupos había gandes diferencias : Los del Norte eran más sabios y menos perezosos, practicaban la monogamia y, únicamente en determinada fecha, la poligamia, siendo esto severamente castigado en días comunes. Tenían espíritus imprecisos y había hombres que se atribuían poderes sacerdotales y hechiceros, que curaban mediante la succión de los malos espíritus por un tubo pegado a los labios. Adoraban y Temian al león.

Los Jesuitas estudiaron las pocas tierras laborables para encontrar los culitivos adecuados y se dieron cuenta de que, en la Baja California,



los grandes cultivos del Mediterráneo, como la vid, el olivo, la higuera y la datilera, encontraban un ambiente más propicio que en el Norte de Africa y que en otros lugares del mediterráneo, impulsándose su cultivo en San Ignacio Cadenamán, creándose verdaderos bosques. Sin embargo, pese a esta maravillosa obra, por orden del Rey Carlos II de España, los 17 misioneros Jesuitas fueron expulsados el 13 de febrero de 1767, dejando pendiente el trabajo hasta la llegada de los Franciscanos, ocurrida el 14 de julio del mismo año, encabezados por Fray Junípero Serra. Su obra notable se concentró en la Alta California, donde construyeron grandes Misiones; en la Baja California fue casi nula y su expedición se redujo hasta el paralelo 30.0, donde fundaron la Misión de San Fernando de Velicata, construída de adobe.

Posteriormente, llegaron los Frailes Dominicos, de cuya época existen pocos datos, sin embargo, se sabe que los aborígenes fueron utilizados como guías en la búsqueda de vetas de oro y plata.

La primera Misión que fundaron fue la de El Rosario, en 1774, antiguamente llamada Viñaraco, en la que ejerció como misionero el Padre Francisco Galisteo. El 30 de agosto de 1775 fue fundada la Misión de Santo Domingo por los Padres Manuel García y Miguel Hidalgo en el arroyo del mismo nombre, que baja de la Siera de San Pedro Mártir al Norte de San Quintín. En octubre de 1780 fundaron la Misión de San Vicente Ferrer, los Padres Hidalgo y Joaquín Valero, quienes también fundaron la Misión de Santo Tómas en 1797 y 1799; fue el año en que se construyó una Capila en San Telmo, de la que sólo quedan vestigios ruinosos.