surf baja.org

REGLAMENTO PARA GUÍAS,
TURISTAS Y COORDINADORES
DE LA ZONA ARQUEOLÓGICA DE
LA SIERRA DE SAN FRANCISCO

REGLAMENTO PARA VISITANTES

1. Todos los visitantes de la zona arqueológica de la Sierra de San Francisco deberán acatar las disposiciones de la Ley Federal Sobre Monumentos y Zonas Arqueológicas, Artísticas e Históricas de México.

2. Las visitas habrán de ser conducidas por un guía autorizado por el INAH. Este guía será remunerado por el visitante de acuerdo a las cuotas establecidas oficialmente.

3. Sólo podrán ser visitados los sitios arqueológicos autorizados para tal fin y que se mencionan en el anexo al final de este reglamento. Dicho anexo estará sujeto a modificaciones por parte del INAH. Por ello los visitantes deberán consultar con el guía autorizado.

4. El turista puede llevar en las expediciones uno o dos amigos de confianza de las rancherías de la Sierra.

5. Todos los visitantes firmarán un documento mediante el cual asumen la responsabilidad de cualquier accidente que pudiera ocurrirles durante las excursiones que se realicen a los diferentes sitios arqueológicos de la Sierra.

6. Cada persona que visite las pinturas y quiera hacerlo en mula, deberá pagar renta diaria por el animal los días que dure el viaje (por cada 60 Kg. de carga corresponde rentar una bestia. Si la carga es muy voluminosa, aun cuando no pese 60 Kg., deberá ocupar un sólo animal). El peso máximo por persona no deberá exceder de los 110 Kg.

7. Cuando un turista requiera la renta de una mula de su preferencia, deberá pagar la mula o mulas que correspondan al rol.

8. La comida de los guías deberá proporcionarla el o los visitantes de acuerdo a los usos y costumbres de la región. En caso de que este no pueda dar la alimentación a su guía, este ultimo queda en completa libertad para realizar algún acuerdo económico con el visitante.

9. Las condiciones del campamento serán designadas por el guía responsable de la expedición y todos los visitantes deberán sujetarse a sus condiciones.

10. Queda prohibido ingerir bebidas alcohólicas o cualquier tipo de enervante o droga en el curso de la expedición.

11. Queda prohibido tocar las pinturas o impregnarlas con agua u otro líquido. En el caso particular de los petrograbados estos tampoco deberán ser tocados ni utilizar sobre ellos ningún líquido o gis. Asimismo, queda estrictamente prohibido colocar reglas de escala fotográfica en todas las superficies pintadas o grabadas. Se podrá usar flash pero sin reflector.

12. Se prohibe fumar en todos los sitios arqueológicos.

13. La basura producida por los visitantes deberá ser llevada de regreso a los basureros que los propios guías les indicaran.

DERECHOS Y OBLIGACIONES DE LOS COORDINADORES Y GUÍAS

1. Todos los guías que sean designados para las zonas arqueológicas de Sudcalifornia, así como todos los visitantes de ella, estarán sujetos a la Ley Federal sobre Monumentos y Zonas Arqueológicos, Artísticos e Históricos.

2. Los coordinadores y los guías deberán evitar que la zona arqueológica sea visitada por cualquier persona o grupo de personas que no contrate los servicios y pague la cuota autorizada.

3. El Módulo de Información de San Ignacio avisará con anticipación a los coordinadores de San Francisco y de Santa Martha acerca del numero de turistas que visitarán la zona Arqueológica.

4. Los guías deberán conducir a la zona de pintura y/o grabados a quien lo solicite, cobrando por el servicio la cuota establecida por el Centro INAH en Baja California Sur.

5. El horario de visita a la Cueva de El Ratón será de las 7:00 a las 17:00 horas.

6. El cargo de guía será rotativo con la finalidad de beneficiar económicamente a la comunidad; y asimismo, evitar que el patrimonio se convierta en beneficio y disfrute de unos cuantos.

7. En caso de que el guía no pueda salir a trabajar, el hijo de este desempeñará su trabajo.

8. En caso de presenciar o enterarse por cualquier medio de la afectación sobre el patrimonio cultural, el guía o cualquier otro individuo está obligado a dar aviso a la autoridad competente.

9. Cualquier tipo de trabajo que tenga como fin descubrir o explorar sitios y monumentos arqueológicos, sólo podrá ser realizado por el Instituto Nacional de Antropología e Historia, o cualquier institución científica reconocida y con previa autorización del INAH. A las personas que se identifiquen plenamente como parte del equipo de trabajo de estas investigaciones se les deberá dar total apoyo y brindarles las facilidades necesarias para su realización. En caso de que el guía y/o custodio, o cualquier otro individuo no esté completamente convencido de las intenciones de dicho trabajo, deberá comunicarlo a la autoridad competente.

10. Es guía autorizado quien se identifica como tal mostrando la credencial expedida por el Instituto Nacional de Antropología e Historia. El guía autorizado ofrecerá sus servicios en el área que le asigne el Centro INAH en Baja California Sur.

11. Aquel que sea designado como guía, debe ser mayor de edad y está obligado a conocer muy bien la región asignada, así como los lugares donde hay pinturas y/o grabados. Deberá, asimismo, tener los conocimientos necesarios para la conducción de mulas y burros.

12. El guía y los visitantes que recorran la zona, no podrán, en ningún caso, acampar, hacer fogata, o permanecer más del tiempo necesario para la visita en las cuevas, abrigos, o diferentes sitios que presentan evidencia arqueológica.

13. En caso de que el guía tenga noticia de un nuevo lugar con pintura y/o grabados, deberá dar aviso inmediato a las autoridades competentes.

14. Los honorarios de los guías y el costo de la renta de las bestias serán autorizados por el Instituto Nacional de Antropología e Historia mediante oficios que serán turnados por el Centro INAH en Baja California Sur a los coordinadores de vigilancia.

15. Si la bestia del visitante sufre algún accidente el guía deberá sustituirla con la suya.

16. Los coordinadores de vigilancia llevaran un registro minucioso del numero de bestias, sillas de montar y otros utensilios para la excursión, así como el numero de guías autorizados los cuales podrán ser removidos de acuerdo a las necesidades y exigencias del Instituto Nacional de Antropología e Historia. La cancelación de cualquier autorización para laborar como guía será fundamentada por el INAH y el coordinador de vigilancia.

17. La salida deberá ser autorizada por un responsable, en su caso el coordinador de vigilancia, quien autorizará la salida de las expediciones una vez que estas estén suficientemente documentadas y de que el responsable de la expedición tenga la certeza de que todo está debidamente arreglado para iniciar el recorrido que se haya contratado.

18. El propietario de bestias de carga que no pueda realizar el trabajo de guía cobrará el 70% de la renta que corresponda al servicio de los animales, los cuales deberán ser distribuidos equitativamente entre todos los guías que forman la expedición.

19. Sólo el coordinador de vigilancia podrá autorizar la participación de menores de edad en todas las expediciones. Estos jóvenes únicamente podrán servir como auxiliares de los guías ejerciendo únicamente el oficio de arriaría. La autorización a estos jóvenes se concibe como parte del plan de creación de nuevos guías. La autorización se dará con el acuerdo del jefe de la expedición quien se hará responsable de la participación del aprendiz.

20. Al aprendiz de guía se le pagará la cuota autorizada.

21. En San Francisco y en Santa Martha habrá dos coordinadores de vigilancia quienes serán responsables de la aplicación de este reglamento, así como de su ejecución por parte de los guías y los visitantes. Las personas que lleguen a visitar la zona arqueológica tendrán que identificarse con esta coordinación mediante el pasaporte, cartilla militar, tarjeta de turista o cualquier otro documento que lo identifique plenamente. Dicha identificación será incluida en una libreta de registro.

22. La autoridad que resolverá cualquier problema relacionado a lo dispuesto en este reglamento será el Director del Centro INAH en Baja California Sur.

REGLAMENTO PARA ZONAS DE ACAMPADO

1. Se deberán de respetar los limites establecidos para las áreas de acampado, preparación de alimentos y lavado de trastos. El campamento ya cuenta con la señalización respectiva. Por favor colabore a conservarlo limpio.

2. Los campamentos autorizados son el de San Francisco de la Sierra, El Granadillo, El Cacarizo y Santa Martha.

3. Sólo se permitirá un máximo de 25 personas acampando a la vez, incluyendo a los guías. Bajo ningún motivo podrá ser rebasado este limite.

4. El Campamento El Granadillo únicamente será utilizado por un total de siete personas.

5. Se prohibe tirar comida al agua. Se prohibe bañarse. Este líquido es vital para los que viven cerca de este cauce.

6. Se prohibe prender fuego. La preparación de alimentos que requieran cocimiento se hará exclusivamente por medio de estufas de gas tipo Coleman.

7. Se prohibe tirar cualquier tipo de basura en el campamento y áreas aledañas. La basura que se genere durante la visita de un grupo sea orgánica o inorgánica- deberá ser sacada del cañón. Queda estrictamente prohibido enterrar basura o quemarla.

8. Se prohibe alimentar a los animales. Los guías responsables de los grupos se encargarán de que la comida quede debidamente guardada para evitar que esta sea consumida por algunos elementos de la fauna silvestre como babisuris y roedores.

9. No está permitida la cacería de ningún tipo en esta área.

10. Queda estrictamente prohibido la ingestión de bebidas alcohólicas.

SISTEMA CENTRAL PARA RESERVACIONES

Se ha diseñado un programa que permite un Sistema Central de Reservaciones, esto con el objeto de controlar el flujo de turismo hacia los sitios y programar las visitas en todos los niveles. Lo anterior se hace necesario debido a la vulnerabilidad de las pinturas rupestres, a lo reducido de los parajes donde se puede acampar y la fragilidad del entorno natural. Asimismo, aquí serán canalizados los grupos en diversos niveles de visita, los cuales se han clasificado de acuerdo a lo siguiente:

- Zonas abiertas al publico, con acceso restringido y cerrados.

- Visitantes recurrentes a la Sierra.

Zonas abiertas al publico y zonas restringidas o con acceso limitado.

NIVELES DE VISITA I, II, III Y IV
Nivel I. Para personas que sólo desean conocer la Cueva de El Ratón, los petroglifos camino al Rancho Guadalupe, o Cuesta Palmarito.

Nivel II. Se refiere a aquellas personas que desean conocer los sitios que han sido habilitados y/o que se encuentran muy próximos a Santa Martha y a San Francisco de la Sierra. Estos sitios son: La Cueva de El Ratón y el conjunto de cuevas de El Cañón de Santa Teresa, en el área de San Francisco de la Sierra y Cuesta Palmarito y algunas cuevas del Arroyo del Parral, para el área de Santa Martha.

Nivel III. En esta categoría se incluyen aquellas personas que ya conocen los sitios previamente citados y que desean conocer algunos mas. Los recorridos podrán hacerse en arroyos de acceso limitado como San Gregorio, San Gregorito, El Batequi, entre otros. Dado que estos arroyos no presentan ningún sitio habilitado y en virtud de la extraordinaria cantidad y calidad de los sitios murales, así como de sitios de otra naturaleza que contienen, será necesario que estas expediciones sean programadas por lo menos con seis meses de anticipación y cuenten con la autorización por escrito del Centro INAH en Baja California Sur, esto con el objeto de estar en condiciones de programar a el o los guías-arrieros y a un custodio del INAH, que necesariamente deberá acompañar a este tipo de grupos. Por tal motivo, cada persona o grupo de personas tendrá que llenar una solicitud que será turnada al Centro INAH-BCS, para su aprobación o rechazo.

Nivel IV. De interés estrictamente académico. En este caso sólo se permitirá el acceso a investigadores debidamente acreditados por SEDESOL o el INAH, y en el caso de arqueólogos sólo que cuenten con la autorización por escrito del Consejo de Arqueología del propio INAH.

Para mayor información:

Esta página
contribuida por
Justin R. Hyland
surf baja.org